Del 8 al 11 de junio los aficionados a las viñetas más trotamundos se desplazarán al Salón Internacional del Cómic de Barcelona, un evento indispensable para cualquier seguidor del mundo de la historieta

Apenas contaba con 15 años cuando logré, por fin, engañar a mis padres para visitar tan magnocartel_provis.jpg acontecimiento. Allí me presenté con una sonrisa en la boca, el bolsillo cargado de ahorros y una buena libreta por si los autógrafos. Tres días intensos, mágicos, terminaron en un sueño realizado. Conseguí que algunos dibujantes garabatearan mi cuaderno y gasté todo el vil metal en tebeos. La experiencia fue tan completa que no repetí la hazaña en mucho tiempo. ¿La razón? Sencilla. De vuelta a casa me di cuenta de que podía haber comprado los mismos cómics en el quiosco de mi barrio, y ya tenía los dibujos originales de mis creadores favoritos. Ahora acudo todos los años religiosamente, pero con otra perspectiva. El Salón se ha convertido en un gigantesco supermercado, sólo falta que a la entrada puedas agenciarte un carrito de la compra para pasearte, calculadora en mano, por los concurridos stands y rellenar la cesta con las últimas novedades. La odisea en busca del autógrafo perdido tampoco es lo que era. Tu autor favorito sólo firma ejemplares comprados previamente en la mesa de al lado colocada a tal efecto. ¿Qué me anima a cumplir con la cita? Reunirme con buenos amigos: dibujantes, lectores, editores… Aquellos a los que has conocido a través de sus trabajos. Aquellos que sólo ves una vez al año. Aquellos que hacen FANZINES, los únicos que aportan algo diferente al mercado. Son los grandes olvidados de los grandes almacenes, los que ni siquiera tienen un hueco en la sección de oportunidades, pero siguen siendo el verdadero futuro del cómic autóctono.

(La columnita dominical de EL CORREO)

5 thoughts on “Niños… ¡al Salón!

  1. “De vuelta a casa me di cuenta de que podía haber comprado los mismos cómics en el quiosco de mi barrio”

    Jajajaja!!

    Responder

  2. Recuerdo ese Salón del 98, cuando estuve en un stand con el LSD. Desconozco lo que cobran ahora y si el espacio asignado sigue siendo igual de insignificante, pero en aquel entonces creo que eran 20.000 pesetas que me parecieron una burrada (¡un fanzine es una labor social, no un negocio!). Fue en ese evento cuando conocí personalmente a Mauro, a Sandra Uve, a Paco Alcázar… ¡Ay, qué recuerdos!

    Responder

  3. Me acuerdo uno de los años que nos finaciasteis con Subterfuge y junto a Undercomic una magnifica cutre-pensión para los autores de ambas editoriales y habia noches que nos tocaba dormir en la misma cama a dos…
    ..dos dibujantes durmiendo juntos por falta de pasta !!!!!!!!!!!!!!maldita sea!!!!!!!!
    juro que Miguel Nuñez me respetó!!!!!!!
    Menos mal que al año siguiente y gracias a la nominación como autor revelación la organización me alojo en un Hotel decente, año en el cual pude dormir con mi señora !!!
    vamos qué…!!!
    oye, y gracias eh !!!
    Gracias por aquellos años !!!

    Responder

  4. ja ja ja ja!!!

    La pensión Francia… MITICO!!!

    Ladrón, Enrique, Javirroyo en pijama…

    Responder

  5. […] Lo mejor, ver a esos compañeros de fatigas que ves de año en año, y ese merecido Premio al Mejor Fanzine al amigo Ricardo “Cabezabajo” Mena. ¡Un fuerte aplauso! […]

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.