crank21.jpgLos títulos de crédito iniciales de Crank emulan la tipografía estridente y pixelada de los videojuegos de los años ochenta, una imagen que se ha puesto de moda en las revistas de tendencias. Algunas empresas avispadas han visto el filón y entrañables piezas como Street Fighter, el sempiterno Pac Man o las siempre eficaces máquinas de marcianitos están siendo rescatadas y puestas de nuevo a la venta con renovado envoltorio. Mark Neveldine y Brian Taylor, directores de este estreno anunciado como un cruce entre Speed y Muerto al llegar, petenden sumergir al espectador en una espiral de acción y violencia imparable, con un ritmo trepidante similar al de cualquier título con gancho de las plataformas de juego, un negocio que está comiéndole el pastel a la industria cinematográfica ante los ojos de Hollywood. La intención de hipnotizar al público con imágenes frenéticas queda expuesta desde el comienzo del filme. Sin embargo, una vez hemos subido a la montaña rusa, dejando los prejuicios a un lado, rindiéndonos al simple espectáculo, los altibajos de la propuesta son similares a la de cualquier barraca de feria que sube y baja. El chute de adrenalina que se inyecta en vena el protagonista de la trama no siempre contagia y lo que acontece en pantalla pierde fuelle de manera atropellada.

crank2.jpg

La excusa que invita al desfile de escenas violentas con look forzado a lo Playstation –ángulos imposibles, cámara en mano enloquecida, montaje sin aliento…- es la descripción de la lucha por la supervivencia de un matón del montón, interpretado por Jason Statham, empeñado en ser reconocido como la fotocopia mala de Bruce Willis tras el dudoso éxito de títulos abonados a la explotation como Transporter. La estética de videoclip campa a sus anchas en este delirante propósito que aburre sobremanera según avanza el torrente de acción, una sucesión de secuencias por la cara que cansan al más entregado por no dejar tranquilas las pupilas y tener poco que contar, por no decir nada, aunque nos limitemos a los trompazos. El protagonista no puede parar de correr y brincar porque le han inoculado un veneno mortal capaz de paralizar su corazón en cuanto baje la guardia. Meterse en el cuerpo serrano todo tipo de excitantes (cocaína, bebidas energéticas, medicamentos…) es la única manera de mantenerse en pie y corretear de aquí para allá sin ton ni son, pisando cabezas a ser posible, hasta que encuentre al capullo mafioso que le ha hecho la cama y vengarse de tamaña osadía antes de que se le acaben las pilas. Evidentemente, con semejantes cartas sobre la mesa, los directores no pretenden engañar a nadie, pero lo que venden como un tripi visual epatante se antoja una aspirina para el dolor de cabeza con fecha de caducidad expirada. El show se desinfla a marchas forzadas y todo queda en un intento de romper con todo más bien infantil, con risibles ínfulas de incorrección política de manual (“mami, de mayor quiero ser gamberro”).

Crank se apropia de lo peor de los peores videojuegos: un machismo exacerbado, una historia endeble y una acumulación de tópicos sonrojante. A esto hay que añadir algunos chistes lamentables, de viejo verde terminal, que terminan de lapidar el incoherente tono del filme. Algún moderno despistado igual sucumbe ante el atractivo artificial de una película renqueante y superficial que no consigue ser una buena cinta de acción rompedora ni por asomo y hace flaco favor a una presunta estética de videojuego, que aún no ha sabido transmitirse con sentido, como también ocurre con el cómic. Todo queda en un zapping sin razón. No sabemos qué canal escoger, y al final no vemos nada, entre tanta imagen fugaz que nos obliga a echar la siesta en el sofá y disfrutar del sano onirismo mental con el mando entre las manos.

Publicado hoy en EL CORREO, aquí “sin cortes”

31 thoughts on “Videojuego de saldo

  1. Oye, Borja… ¿Qué tipo de “cortes” tipo te suelen meter en El Correo? Temás tabú, me refiero.

    Responder

  2. No, generalmente maquetan primero, y luego meten el texto, con lo cual tienen que recortar si te pasas de extensión. También puede ocurrir que entre publicidad a última hora y la cosa mengüe… No es “censura”, rara vez… Aunque ya te “autocensuras” cuando sabes que es para un medio generalista…

    Responder

  3. No podía estar menos de acuerdo con su reseña. A ver si me arremango y hago yo mi reseña en el Focoblog. Pero vamos, yo es la mejor película de post-acción que veo desde Torque. Y eso para mí es poner el listón muy alto.

    Responder

  4. ja ja que es eso de postaccion? cuando el heroe se levanta a desayunar al dia siguiente de repartir ostiazos relajao?

    Responder

  5. Fruck tu tampoco lo sabes? Menos mal pense que era el unico ignorante 😀

    Para que nadie se llame a error? Mi no comprender

    Responder

  6. No, digo lo de Torque y que nadie se llame a error para que quede claro en qué parámetros me muevo. Que Crank no es comparable al cine de acción como lo concebía Walter Hill, por decir un nombre. La post-acción es un género que me acabo de sacar de la manga y que, influido por el cine oriental, pone al discurso visual por delante de consideraciones secundarias como el argumento. Lo que algunos llaman con desprecio y otros reivindicamos con orgullo como “cine-videojuego”. Fundado con Los Ángeles de Charlie (ambas, pero más quizás la segunda entrega).

    Claro, ¿no?

    Responder

  7. ¡¿has visto “el buscador” en telecinco? Se ve que han detenido a tu amigo Torbe otra vez. Le acusan de algo relacionado con la pornografía con menores…

    Esta vida loca, loca loca….

    Responder

  8. A mi amigo Torbe??? Ya no es tu amigo entonces…

    Algo he visto en la tele. Fuertecito, no???

    Responder

  9. No, no está en la cárcel, las cosas de palacio van despacio. Pero parece ser que todo ha sido un engaño, al menos eso se cuenta. Lo que está claro es que los del buscador manipularon muchas cosas en el reportaje.

    Responder

  10. habeis visto que es el mismo periodista al que hostio el padre de NATATXA? no decian que le habian partido una costilla? esta pluriempleao el jambo…
    no me mola ese programa, mira que me gusta la carnaza pero ahi ya es demasiado…

    y para TORBE ni tan mal, si antes la pagina esta era visitada por cien mil personas, imaginaros ahora despues de esa peazo publicidad!

    ROMINA&TORBE&KATXULI ASKATU! (bueno katxuli no)

    k06.

    Responder

  11. Te van los chistes de viejo verde por lo que leo…

    Me parece muy floja, lo siento, y veo que consigue engañar a quien quiere engañar…

    Si tiene algún momento curioso, como el final, pero hay escenas tan infantiloides que el rollo me supera… Quizás es que es para teenagers oligofrénicos, y ya me hago mayor…

    Responder

  12. la peli me la baje hace tiempo con la mula y es bastante chorra
    pero mola que haya opinioness diferentes

    Responder

  13. Claro que mola, para eso están los blogs… Y si uno encuentra las voces personales de insignes fanzineros como TONES… da gusto, aunque nos llevemos la contraria…

    Responder

  14. Sr Crespo yo creo que, efectivamente, se hace usted mayor (y no se lo tome a mal, por favor, que eso es algo buenísimo): despreciar esta película porque es superficial, irreverente, vacía de contenido, hiper-estético y vacuo homenaje a los videojuegos, etc etc etc… es como acusar al agua de mojar, al cielo de ser azul… Y ya la hostia es que diga que “consigue engañar a quien quiere engañar”: no he visto película más honesta y cristalina en mi vida. Es como acusar al Papa de engañar a los católicos: ¡pero si ya somos creyentes!

    Responder

  15. Hay una frase en la que digo claramente “Evidentemente, con semejantes cartas sobre la mesa, los directores no pretenden engañar a nadie…”. Precisamente la crítica gira en torno a que pretende ser una película de acción y aburre a los muertos. Muy arrítmica. Y después viene todo lo demás. Creo que hace flaco favor a una presunta imaginería de videojuego, como lo han hecho al cómic títulos que en su momento dieron de qué hablar y ahora están olvidados, como “DOBERMANN” (que era supercool, ya ves…). “SILENT HILL”, por ejemplo, me parece una peli floja en su conjunto como cinta de terror, pero en algunos momentos consigue muy bien la ambientación del juego y un look concreto que me parece más válido que las tonterías puramente formales de “CRASH”…

    Responder

  16. realmente no sé qué decirle, si además le leo mal. Mire, yo no soy nada devoto del género de acción, pero nada nada, no como el Tones, y sin embargo con esta me lo pasé teta y no sabía absolutamente nada de la película, ni que era un rollo tipo GTA ni nada, solo que era una cinta de acción que estrenaban este fin de semana: vi un torrent y dije, “vamos a ver qué pinta tiene y la quito a la media hora”. Y joder, me alegró la noche! Creo que en el fondo sentí lo mismo que usted al verla, pero lo derivé en el sentido opuesto: “pero qué coño estoy viendo? pero qué tontería es esta? pero qué… un momento… ¡si esto es la pooolllaaa!”. Vamos, que me desvirgó.

    Y no creo acertado compararla con películas basadas-en (videojuegos o cómics) como las que cita, porque aquí no hay adaptación, sino inspiración, o mejor dicho, una revisión del género a sus elementos más primarios, brainless y formales (ese manierismo que le da nauseas) inspirada (o deformada, si quiere, porque no deja de ser una bastardización) por la dinámica de un videojuego. Creo que por eso habla Tones de un cine de post-acción, y que no podemos meter a Crank (ni a Torque) en el mismo saco que, yo que sé, Hellboy, o cualquier otra cita de acción “clásica” inspirada-en o adaptación-de. Y digo esto sin tener ni puta idea de nada, eh!

    Sí coincido en lo de arrítmica, pues a mi gusto tiene un bajón importante a la hora o así de metraje. Supongo que era imposible mantener el ritmo, y una vez pasado el subidón (nunca mejor dicho) de la novedad… quizás sea un (sub)género intrínsecamente tarado… Finalmente no quedaba para mí mucho más que ver cómo resolvían el desaguisado (y lo hacen con un fantástico final, oiga, que se caga en la tradición del cine de acción). Pero la primera hora… uf… me dejó TO TONTO.

    Quiero creer que si la hubiera visto, como yo, de casualidad y sin saber absolutamente nada de ella le habría parecido otra cosa.

    Responder

  17. La fui a ver al pase de prensa sin saber de qué iba, salvo el cartel, luego intuía que era de acción… Y me gusta el buen cine de acción, que no es el caso, porque me aburrí… Y lo chistes de folleteo y tal me parecieron lamentables. Si es cierto que tiene cosillas, como el final, que mola, aunque no me gusta del todo como está resuelto visualmente, pero aún así (ATENCION SPOILER) que muera el prota tras meterse droga por la tocha, etc., etc., es como muy moralista, no??? Lo dicho, un engaño… Y no la relaciono con “Hellboy”, y quizás no era “Silent Hill” el ejemplo que dar… Me refiero más al rollo “Dobermann”, que en su momento muchos ensalazaron, con el tema estética de cómic y tal, y… ¿quién se acuerda de semejante bodrio?

    Responder

  18. Yo me acuerdo, Borja, yo me acuerdo de Dobermann como una cosa tremenda y muy loca. Pero que intentaba hacer un tebeo llevado a imágenes. De acuerdo, loabble, curioso como experimento, más logrado que obviedades como Sin City en esa intención de hacer un tebeo en imágenes, pero distinto a Crank, que quiere llegar a la esencia del cine de acción y lo consigue. Creo que por eso a unos nos ha dejado tontos (corroboro: y Kroy no es ni remotamente fan del cine de acción, no hay más que ver cómo guarda discreto silencio cuando hablo de Van Damme o Jackie Chan en el Focoblog) y a otros, como a usted, no les ha dicho nada. Crank es la columna vertebral del cine de acción, ofrece monda y lironda la esencia del género (bajón a mitad de metraje incluido, porque como dicen, es un género endémicamente imperfecto por su estructura de progresiva escalada de impactos), y eso no es cómodo de ver. Porque no es agradable ver al Emperador como vino al mundo, pero es que no se trata de que Crank sea cómoda. Se trata de que es reveladora.

    Responder

  19. Ni os voy a convencer ni me vais a convencer. Me quedo con que os gustan los chistes baratos de una pareja echando un polvo en la calle mientras unos turistas japoneses les sacan fotos, con que el prota ha de morir si es un canalla drogadizo, con que mola que un personaje secundario sea un tío patético travestido, con que la cámara no sepa narrar, salvo saltar, con que una buena película de acción tiene que aburrir a ratos, porque va con el género… sigo??? No, que ya canso. Pero de lo que sí estoy seguro, aunque entiendo que pueda gustar a gente, es que no es ni cómoda ni reveladora, sino todo lo contrario. Que todos vemos la MTV, coño…

    Responder

  20. que esto quede en tablas ya, que esta peli no se merece tanta atencion, me la baje y no aguante mas de media hora, viva bruce willis! añoro La jungla de cristal, joder!

    Responder

  21. pero si a mí esa escena del polvo me pareció una estupidez enorme y el personaje travestido no había por dónde cogerlo y estaba deseando que muriera….. a mí me gustaron otras cosas, don usté, no me joda, no me prejuzgue

    PD: por favor, no metamos a comparar La Jungla de Cristal. Sería como Hulk Hogan pegando a un niño

    Responder

  22. Jajajajajaja!!!

    Que no, que no le prejuzgo… Mola que haya comentarios dispares, si lo bueno de los blogs es que se genera un debate, si no esto sería de lo más aburrido… Y hay que picar al personal, ja ja!!!

    Responder

  23. Yo le vi “sin querer” el otro día, y me reí mucho, no la entendí como una película de acción al uso, simplemente me pareció una comedia al estilo “aterriza como puedas”, todos lo cliches del cine de acción y los videojuegos estilo GTA exagerados grotescos, los movimientos de cámara y el tratamiento visual, el machismo, el frikismo moderno de la iconografia de la colegiala japonesa, es como la critica a la violencia con viloende de Sam Peckinpah, no hay nada serío, es como la hora chanante y encima no hay que pensar…

    Aunque parece ser que todo eso esta sólo en mi inocente cabezota…

    Responder

Responder a Ramón LSD Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.