Cuelgo por aquí una divertida foto que he hecho recientemente a algunos de mis tesoros basureros, atendiendo a una divertida petición del blog Las movidas de Daniel, donde varios sujetos participamos enseñando algún objeto fetiche de nuestro colección trash.

“En la imagen, sobre el gotelé infernal de la pared, ese invento del demonio, hay colgados dos ejemplares de GARBAGE PAIL KIDS, conocidos por estos pagos como LA PANDILLA BASURA. Me flipaba la colección de cromos, que por supuesto completé. Era una parodia pringosa, gore y escatológica, una versión políticamente incorrecta de las famosas muñecas repollo que lo petaron en los 80 (menudo concepto). Creo que compré los juguetes en mi visita a Los Ángeles, y, como puede apreciarse, no han salido del envase. Suelo colgar en la pared algunas figuras con su envoltorio, una manía de tantas. El síndrome de Diógenes te lleva a tener que hacer estas cosas, ahorras espacio, y así, de paso, ves tus pertenencias de culto, tu mundo, el planeta imaginario, una realidad paralela… Algunos sí salen del envoltorio, como éste Pitufo Negro impagable que pillé en Taipei. Volví de Taiwan y Hong Kong con una maleta repleta de toys y mierdas. 25 kilos de cultura basura y popular. Una maravilla. Tiré la ropa y metí todo lo que pude. ¡Puto enfermo!”.

2 thoughts on “Trash culture

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.