Algo está pasando, que la gente sale a la calle y protesta. Protesta porque está harta. Y aquellos que siempre andamos diciendo que el personal está anestesiado, no podemos quedarnos mirando sin más. Desde los blogs, desde las redes sociales, se están escuchando voces que antes no tenían altavoz. Se les está viendo el plumero más que nunca a algunos, a los de siempre… Hay nervios, nervio y energía, fuerza y deseo de cambiar las cosas. Es muy difícil combatir al enemigo. Soy de los que piensan que siempre es más eficaz desde dentro, pero todo frente ha de ser aplaudido y bienvenido. Hay que hacerlo.

Ahora es cuando todas esas encuestas que nos meten por los ojos deben tener un sentido, cuando esa juventud parada, sin aparente futuro, y esos universitarios perplejos que se juntan el fin de semana para darle al hedonismo de saldo, esos números y tantos por ciento, deben unir sus deseos e ilusiones y llenar las calles de ruido y furia.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=6UX1J9CRoLQ[/youtube]

Combatir al enemigo con sus mismas armas, eso les jode. Les jode que ya no puedan controlar la información como antaño. Se les va de las manos. Los medios son también el pueblo. ¿Pasará esta oportunidad de dar una colleja bien dada a los de la poltrona?  Mientras algunos gastan su genio en hacer creer a la masa que cuatro gatos mal peinados son los que hacen ruido, Internet pone las cosas en su sitio para el que quiera huir de la resignación y cuestionar la realidad impuesta. Golpe al sistema. Condenados a luchar. Sin tener que lanzar piedras (de momento). Con un golpe de tecla. Saliendo a la calle, que es de todos (¿de momento?).

Leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.