Un hombre tranquilo entra a una cafetería.

-Hola, ¿qué le pongo?
-Un café y un donut, por favor.
-Lo siento, pero no tenemos.
-¿Cómo? ¿No hay donuts?
-Ni café.
-Pero esto es una cafetería, son las 7 de la mañana… ¿Ya no les queda nada?
-Solamente despachamos MIERDA.
-¿Perdone?

Así comienza mi última HISTORIA DE AMOR (Y APOCALIPSIS) para EL BUTANO POPULAR. Si quieres leer más, idolatrado lector, pincha AQUI.

Más historias de mi cosecha desviada dándole con fruición AQUI. ¿Es o no es un placer sumamente intenso?

Leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.