Lo amaba. Era puro amor. Pura bondad. Mucho arte. Mucha profesionalidad. Todo en una persona, modesta, creativa y entrañable. No sé si conozco a alguien más como él en este mundo incierto. Desgraciadamente, creo que pocos o ninguno, al menos que se haya revelado a día de hoy. Lo tenemos muy difícil para estar a su altura. Perderle así, sin avisar, ha sido un golpe tan terrible como injusto. La de la guadaña se ha equivocado. Mucho. No hay derecho, parca, te has llevado a un grande. Por tu puta culpa se han acabado esos encuentros, esas comidas, esas charlas… Esa amistad con Juantxu, ante todo amigo y luego representante… Esas películas irrepetibles, esas actuaciones inconmensurables… Todo.

alex-angulo

Con “Acción mutante” fue la primera vez que pisé un rodaje. Ahí le vi, exultante. Con “Mirindas asesinas” hubo un antes y un después, junto con “Mama”, en el mundo del cortometraje. Alex Angulo ha sido una pieza fundamental para entender a nuevos cineastas y a talentos ya consagrados que abrieron fuego con su enorme colaboración. Tengo muchas palabras, demasiadas, para definir a un actor inconmensurable, una persona gloriosa… pero no puedo escribir más, no puedo… Que tengas un buen viaje, amigo Alex. Te echamos mucho de menos.

Leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.