Todos los meses publico en las páginas de la revista PRIMERA LINEA una entrevista peculiar en mi sección CHARLAS CANIBALES. He decidido rescatar algunas, pasado un tiempo, sobre todo porque suelo verme obligado a recortar texto por el espacio asignado. Aquí, sin cortes, va un intercambio de palabras con Borja Cobeaga, que acaba de estrenar la recomendable NEGOCIADOR. Hablamos de cine, de la vida, del alcohol y de ser vasco y lo que ello conlleva sexualmente hablando.

PL-Borja-02A

Entrevista a BORJA COBEAGA

-Hemos quedado pronto para desayunar en nuestro barrio, Malasaña, somos casi vecinos, y nos ha costado encontrar algo abierto por la mañana temprano. ¿Los modernos no madrugan?

No mientas, algún sitio abierto había, pero has dicho que había mucho ruido para grabar la entrevista (risas). Pero es verdad que está todo bastante vacío a estas horas.

-Esto se parece cada vez más al barrio de Gracia de Barcelona.

Sí, ya es la parodia. Es un poco de chiste. Todas las cafeterías son iguales.

-Con lo aburridos que son los catalanes.

Es verdad que Madrid cada vez se parece más a Barcelona. Una cosa que gustaba a los catalanes, que ansiaban, es que en la capital la gente salía mucho entresemana, pero es algo que se estila cada vez menos, como allí.

-Lo de la secuela “9 apellidos catalanes”, ¿es verdad o es un bulo?

Es mentira, nunca ha sido así. De hecho, estamos empezando a escribir la segunda parte y puede que ocurra como con la primera, que empezó siendo una cosa y acabó siendo otra. Ahora te puedo decir que va de unos extremeños, la semana que viene igual son aragoneses… Está todo en el aire. Al principio iba a ser un señorito andaluz que se hacía pasar por vasco, al tener que dirigir en el norte una sucursal de una empresa de su padre. Había varios equipos de guionistas trabajando en una idea similar, con personajes de regiones de España diferentes.

-Dado el éxito, en la secuela estarán los mismos personajes.

Sí, pero hay una cosa importante y es que cuando escribí con Diego San José el guión de “8 apellidos vascos” nos atrevimos porque somos vascos. Es importante que conozcas de lo que vas a hablar, con lo cual es difícil que arriesguemos en ese sentido.

-Parece más difícil sacar punta a los catalanes.

No lo sé, sobre todo por desconocimiento. La verdad es que el punto de vista vasco tiene que seguir estando ahí. Y, sea donde sea, tiene que ser eso.

top_gr_896

-¿Te has encontrado con algún vasco que se haya sentido herido por la película?

Me he encontrado indiferencia. Creo que de las películas que he hecho, o con las que he estado relacionado, es la que menos ha visto mi círculo cercano. Gente del cine, amigos de allí… O bien porque es una comedia comercial o porque la ha producido Tele 5. Que se haya apropiado un canal nacional del humor vasco ha dolido. “No es mi tipo de película” es lo que más he escuchado.

-No te van a llamar para dar el pregón en fiestas de Donosti.

Bueno, allí sí que existe la sensación de que es un éxito bueno para lo vasco, para Donosti y Gipuzkoa.

-He llegado a escuchar que ayudaba a la normalización de Euskadi.

Eso ya es pasarse. Cada uno lo interpreta como le da la gana. Está desde el español puro y duro que piensa que es una hostia a los nacionalismos hasta el nacionalista que piensa que es beneficioso para destacar el hecho diferencial vasco.

-¿Cuando la estabais escribiendo pensabais en un pelotazo así?

Nos encargaron una comedia regional y ya está, aprovechando nuestros puntos fuertes. De hecho, es muy blanda. Comparado con lo que hacíamos en “Vaya semanita”, sobre todo. Lo que ha aportado Emilio Martínez Lázaro como director…

-¿Ha aportado algo?

Ha hecho una comedia amable.

-Tú no hubieras hecho una comedia amable.

No tan amable quizás. Pero veo que es un factor de éxito. Es una virtud que la peli guste a señoras murcianas de 80 años y a chavales gallegos de 15. Eso es lo más sorprendente.

-No es lo mismo ver una comedia en una sala llena que en tu casa en el ordenador.

Por supuesto, el efecto que tiene de risa contagiosa no tiene nada que ver en ambos casos. Esa experiencia es la que ha hecho que se recomiende tanto.

-La trama es pura ciencia-ficción, que una vasca se líe con un andaluz

Cuando los vascos salimos de Euskadi nos comportamos de otra manera. Esa es la filosofía de baratillo que tengo en la cabeza. Nos desatamos.

-Generalmente por el alcohol.

Es lo que pasa en la película.

-¿Los vascos somos muy borrachos?

Totalmente. El otro día me cruce por el barrio con una cuadrilla de tías de Eibar que estaban celebrando una despedida y nunca había visto tal nivel de desate. Como si estuvieran en La Habana. El alcohol está presente en toda celebración.

-Vascos y catalanes somos muy parecidos, pero nos diferencia en lo social que nos soltamos porque bebemos mucho.

Los andaluces pueden tener el mismo punto de desinhibición estando sobrios o borrachos, pero los vascos necesitamos el alcohol. Sólo hay que ver las fiestas de los pueblos. Algunas se han prohibido.

-Me acabo de acordar. ¿La idea de “8 apellidos vascos” no empezó realmente siendo algo parecido a “Los padres de ella”?

Era un proyecto diferente. El protagonista se encontraba con que su suegro era Arnaldo Otegui al mudarse a Euskadi.

El futuro lehendakari.

Si le excarcelan de una vez.

-El Mandela vasco.

Le están convirtiendo en una especie de mártir, cuando es uno de los tíos que más ha hecho por la paz en Euskadi. Igual que Eguiguren, uno defenestrado y el otro encerrado. Se quedó el título y la idea del suegro, poco más de aquello.

-Para la segunda entrega reclamaréis porcentaje de taquilla.

La gente se piensa que soy millonario, pero nadie esperaba este bombazo. Cobraré derechos de autor. Ahí nos veremos recompensados. Pero para la próxima algo más habrá.

-La taquilla cayó en picado en cuanto aparecieron las primeras copias descargables en la red.

La educación audiovisual es una educación pendiente. Es imposible convencer a un menor de veinte años que bajarse una película es dañar la industria cultural.

_cobeagaybarea_57397a99

-Alguno se excusaba diciendo que la había alquilado en un videoclub.

Para mi la cultura libre es otra cosa. Que el cine no cueste lo que cuesta, el teatro… Que haya un acceso a una programación cultural gratuita. Hay muchas otras maneras.

-Aquí se presume de no leer y llamarte intelectual es un insulto.

Pero también hay otra lectura, gente que se siente intelectualmente por encima de los demás. Me asusta también ese país que dice: “Belén Estaban vende más libros que nadie, así no va”. Hay una ansía de elitismo que me toca la moral. Además, es de mentira.

-Al final todo son problemas de autoestima.

Tienen que ponerse por encima de lo que le gusta a los demás. Una superioridad moral.

-¿Qué opinas del posthumor?

Que pretende hacer reír también y no siempre lo consigue. Hay cosas muy malas. No es necesariamente bueno, inteligente y moderno. Para mí el mejor representante es Miguel Noguera. Falta autocrítica en la cultura alternativa.

-¿Por qué nos gusta tanto la noche a la gente de la farándula?

Porque somos autónomos. Te quieres oxigenar y tener experiencias vitales después de estar todo el día currando en casa.

-¿El alcohol inspira?

No necesariamente, conozco abstemios brillantísimos. Pero como hemos dicho: a un vasco le suelta la lengua.

-Para un vasco el vino es como para otros la cocaína.

Y para los gallegos el licor café es la cocaína de los pobres, ¿no?

-Ahora en serio, ¿te arrepientes de no haber dirigido “8 apellidos vascos”?

No, para nada. No quería hacer otra comedia romántica. No quería encasillarme. Además, sin haberla dirigido me ha dado un prestigio tan inesperado como acojonante. Nunca se me ha reconocido tanto un trabajo ni me han hecho tantas entrevistas. Mi madre cinéfila está encantada. No tengo ningún problema.

negociador-660x374

-¿Se folla mucho siendo director de cine?

Más que la media sí, más que si fuera fresador. Pero he conocido a muchos directores de éxito que no se comen un colín. No voy a dar nombres pero hay de todo. Lo que pasa es que tiene que ver mucho con el momento vital que estés viviendo. La desesperación se huele. Si estás optimista, como cualquier persona del mundo ligas más. Cuando vas de subidón. No sé qué te contestaría un director que vive en Bilbao o San Sebastián. A lo mejor su respuesta es radicalmente distinta.

-Por eso venimos a la capital.

Es un efecto colateral que se agradece.

-¿Con qué canción molestarías a la gente si fueras escuchando música en el móvil en el metro?

Pues LOL de Los Ganglios. De hecho lo hago alguna vez.

-Buena elección. ¿Están cambiando demasiado las relaciones personales con las redes sociales?

Transmiten unos egos descomunales. Hay una necesidad de reafirmación continua. Se puede cuantificar en “me gustas”. Han hecho corpórea la vanidad.

-¿Guardas fotos de tías en pelotas que te mandan por whatsapp?

¿Por qué quieres saber eso? ¿Por qué quieres que hable de sexo?

-Perdona, eres vasco.

Soy vasco.

Leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.