BoneTomahawkposter

Déjense de “El renacido” si les gusta de verdad el western y la aventura, sobre todo si se cruza con otros géneros, en este caso las didácticas películas de caníbales. “Bone Tomahawk” fue una de las sorpresas del pasado festival de Sitges, donde se llevó el Premio al Mejor Director para el debutante S. Craig Zahler, también responsable del guión, y el Premio de la Crítica. En la línea de la inefable “Los odiosos ocho” de Tarantino, a la que el tiempo le dará la razón, con más diálogos que acción, aunque contundente cuando aparece el meneo, esta ópera prima de modesto presupuesto deja un excelente sabor una vez reposada. Su excesivo metraje se olvida y el espectador se queda con el maremágnum de sensaciones y los excelentes momentos de un filme protagonizado por un grupúsculo de personajes entrañables bien dibujados. La trama transcurre en 1850, en un pueblo del salvaje Oeste donde un sheriff excéntrico (Kurt Russell), se une a un vaquero descarado (Patrick Wilson) y un anciano despistado (Richard Jenkins) para salir en busca de una mujer (Lili Simmons). El marido de la desaparecida (Patrick Wilson) también figura en la expedición y ninguno se libra de llevarse una sorpresa final abracadabrante.

(texto publicado en El Correo)

Leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.