high-rise

La dificultad que conlleva adaptar la literatura del visionario escritor J.G. Ballard, un relato tan complejo narrativamente como “High-Rise”, aka “Rascacielos”, no ha impedido a Ben Wheatley firmar otra obra de autor de altura. Si ya demostró su valía en la demoledora “Kill List”, la desopilante “Turistas” o la alucinógena “A Field in England”, aquí se rinde a la experimentación de lleno, invitando al espectador a realizar un viaje alucinante al centro de la decadencia humana. Con Cronenberg en el disparadero (por favor, lean ya su novela de reciente edición “Consumidos”), “High-Rise”, que se estrena en nuestra cartelera contra todo pronóstico, cuenta con el carismático Tom “Loki” Hiddleston encabezando un reparto coral que va rindiéndose a sus bajos instintos a medida que avanza la acción. Un rascacielos es la metáfora de nuestra existencia, del sistema que nos acoge, de una civilización incapaz de avanzar sin pisar la cabeza del prójimo. Las clases sociales se cuentan por pisos, del bajo al ático, y su armonía puede explotar en cualquier momento. Una pieza maestra, arriesgada y perturbadora, que se ha paseado por numerosos festivales internacionales despertando filias y fobias a su paso. ¡Como tiene que ser!

(texto publicado en el suplemento GPS de EL CORREO)

One thought on ““High-Rise”, metáfora de altura

  1. […] cuyo lanzamiento, casualidad, coincide en el tiempo este mismo fin de semana en nuestras salas: “High-Rise”, otra esperada propuesta de autor difícil de vender que despierta filias y fobias a su paso. Nadie […]

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.